• Español (Spain)
  • English (United Kingdom)

ESP cabecera_stiblogo

La belleza de la arquitectura abandonada E-mail
Arquitecture
Written by Sergio Romero   
Thursday, 15 November 2012 18:37
There are no translations available.

arquitectura abandonada smallA veces puede ocurrir que la demolición de una obra arquitectónica —inadvertida, oculta y olvidada—, para en su lugar edificar y especular con el terreno, provoca un giro inesperado hacia su propia ausencia y empieza a suscitar una curiosidad inusual para quien no apreciaba su valor. Esto es lo que ha pasado en las casas para maestros que se hicieron ex profeso con motivo de la apertura del nuevo colegio, hacia 1969, en Alfarnate.

Algunos llegamos tarde para evitar el destino que hacía tiempo estaba escrito en algún despacho, y nuestro afán por mantener vivo el patrimonio y vestigio de la única construcción en un estilo claramente realizado bajo las características del Movimiento Moderno, en una población modesta como Alfarnate, fue inútil para que se cumpliera la sentencia.

Donde muchos veían desatinos y extrañezas en una arquitectura quizás ajena a su tiempo y al lugar, otros veíamos aciertos y mostrábamos admiración por la singularidad de estas edificaciones desaparecidas, de manera que la imagen virtual de las casas, que ahora hay que recrear con un esfuerzo de la memoria y del recuerdo, se ha convertido desde este momento en su suerte y destino para intentar mantener lo que hubo de excelencia y virtud en ellas.

A principios de los años sesenta José María Santos Rein recibió el encargo de construir, en esta extraordinaria villa de alta montaña, un colegio y once viviendas para los maestros eventuales que tenían que venir de otros lugares de la provincia para cubrir todo el curso escolar.

Tan pronto como quedó completamente seducido por la naturaleza del entorno supo que su función era diseñar unas casas que adoptaran formas crecederas parecidas a las de un organismo en movimiento, como un reptil inserto en su medio natural que zigzaguea en busca de su escondrijo. Jugó con planos, volúmenes, vanos, sombras y luces hasta conseguir una arquitectura cúbica y picassiana integrada totalmente en el paisaje. De esta manera generó un marco idílico donde vivir, al tiempo que trató los interiores como si fueran su mismísimo hogar.

Fue el mayor acontecimiento en esta localidad tras muchas décadas. Los lugareños se agolpaban en sus inmediaciones como si de un espectáculo de circo se tratara, a fin de asisitir a la construcción de una obra inaudita y desconcertante, pero bien recibida. Las viviendas, una vez terminadas, se llenaron de familias completas que se reunían para disfrutar de unos espacios amplios y bien iluminados, rodeados de una fabulosa arboleda.

02.Dibujo-casa-maestro-alfarnate-sergio-romero

Desgraciadamente, a los pocos años de su construcción, se pudo observar cómo unas pequeñas grietas en las paredes avanzaban a velocidad inusual. Era la naturaleza viva que se estaba manifestando de manera brusca con deslizamientos continuos de tierra, y las casas, bellas pero también de enorme fragilidad, se fueron abandonando, año tras año, lentamente, hacia la fatalidad, sin que nadie quisiera hacer nada por ellas.

Santos Rein trajo la modernidad a la villa de Alfarnate, pero un problema constructivo se interpuso como una sombra para oscurecer el magnífico conjunto racionalista que había realizado, eclipsando la maestría y lucidez que había conseguido con su arquitectura. El precio fue muy caro y la indiferencia fue creciendo progresivamente al mismo ritmo que la vegetación, de modo que lo que el hombre iba olvidando poco a poco, la naturaleza lo iba abrazando cada vez más para proteger lo inevitable: una ruina.

Interior casas maestros alfarnate www.stilogo.com

Muchos años después, para los que tuvimos la suerte de entrar en estas moradas, un instante fue suficiente para sentir todavía el latido de un ser con vida. Las emociones se agolpaban contradictorias en la soledad de sus espacios llenos de vacío, en los que un simple cuadro mal colgado o un mueble arrinconado eran suficientes para entender su pasado.

A pesar de todo, la belleza estaba ahí. Mirábamos como ya anteriormente lo había hecho Antonio López en sus dibujos de los años setenta, cuando con el trazo firme de su lápiz revalorizó esos interiores íntimos, misteriosos y abandonados de su propia ciudad de Tomelloso: estancias desoladas con utensilios cotidianos dispersos, objetos encontrados e inconexos, colchones para no dormir o sillas amontonadas en las que hacía mucho tiempo que no se sentaba nadie; sin embargo, el ojo del artista vio cómo estos hallazgos arqueológicos eran capaces de transmitirnos una gran emoción estética.

Antonio lopez comparativa interiores casas maestros alfarnate

En un último esfuerzo, la ruina camuflada entre la naturaleza se ofreció tímidamente de nuevo a un artista capaz de entrar en el alma de las arquitecturas abandonadas. Su objetivo: llegar a redimirlas de su inutilidad, y aunque el ciclo hubiese terminado ya, tratar de revelar, con dibujo inmortalizador, la hermosura y la dignidad que aquel conjunto arquitectónico tuvo en el pasado.

Una vez más el arte, a veces con una visión romántica que funde lo dramático con lo bello y modifica el curso del tiempo, altera nuestra percepción de la realidad para insuflarnos toda la carga emocional que nos falta en la propia vida, de manera que podamos valorar, ahora en su justa medida, una ausencia —más que nunca— presente.

 

Dibujos de Sergio Romero

 

Artículos relacionados

Some major clients