• Español (Spain)
  • English (United Kingdom)

ESP cabecera_stiblogo

Lapsus cálami: ¿cristianos o pepinos? E-mail
Palaeography
Written by Socorro Aparicio Carrillo   
Tuesday, 24 November 2009 16:39
There are no translations available.



El porqué unos somos capaces de leer documentos antiguos con más facilidad que otros es un misterio.

Naturalmente, la lectura paleográfica se aprende, como cualquier disciplina, a base de tesón y de dedicarle muchas horas. Pero hay condicionantes que influyen en el resultado final de una buena transcripción y que no dependen de la voluntad de quien la realiza, es decir, no de la voluntad del paleógrafo en ese momento determinado. Me refiero a que el mayor o menor acierto a la hora de transcribir dependerá siempre del bagaje cultural de quien acomete la tarea. Se tratará, pues, de algo adquirido a lo largo de muchos años de lectura y aprendizaje en materia de Humanidades.

Conozco algunos errores -y no siempre de alumnos- que habrían pasado desapercibidos si el transcriptor hubiera tenido -por decirlo de modo afectado y sin ofender a nadie- un conocimiento multidisciplinar más amplio. Por ejemplo, cuando en un documento de letra cortesana aparece abreviada la palabra cristianos, es cierto que al ojo no muy entrenado puede parecerle que pone pianos (en una ocasión oí a alguien leer pepinos). Pero cualquiera que pretenda ser reconocido como buen paleógrafo tendrá rápidamente que desechar esa posibilidad por descabellada.

00010._Cristianos_o_pepinos

En Paleografía, tan importante es leer las palabras como tener un extenso y suficiente conocimiento del asunto y del momento histórico del manuscrito. Será siempre preferible reconocer que no sabemos lo que pone, que aventurarnos a transcribir cualquier barbaridad que demuestre que, además de no ser capaces de leer un documento, nuestro acervo cultural tiene grandes lagunas.

Otros dos aspectos que el transcriptor debe tener en cuenta siempre son: que los autores de aquellos manuscritos eran individuos muy cultos y que la lengua castellana ha variado muy poco en estos últimos siete siglos. Queremos con esto decir que, salvo en alguna ocasión en la que el amanuense hubiera incurrido en lapsus cálami, los escribanos -como norma general- eran personajes con una vasta cultura y con mucho oficio. Por tanto es ridículo que el lector dé por buena una transliteración con anacolutos y faltas de cohesión, simplemente porque se trata de un texto antiguo.

En cuanto a lo puramente lingüístico, cualquier manuscrito del siglo XIII presenta básicamente una estructura sintáctica idéntica a la del castellano actual. Tal vez la morfología y el léxico presenten mayor dificultad, pero ninguna -a nuestro modo de ver- que sea insalvable. No hay que pensar, por tanto, que para realizar una buena transcripción paleógráfica sean necesarios grandes conocimientos filológicos. Aunque ya hemos dicho que el acervo cultural ayuda.


 

Artículos relacionados

Some major clients